Páginas vistas en total

sábado, 11 de febrero de 2012

EL DOLOR DEL OLVIDO

Para nuevos contribuyentes y para quienes lo ignoraban u olvidaron
José Agustín, Tragicomedia mexicana. La vida en México de 1982 a 1994. Vol. 3. Planeta, México, 1998
Periodo de Carlos Salinas de Gortari como Presidente de México:

Pág. 257
“…uno de sus primeros actos de gobierno, en los primeros días de diciembre de 1988, fue la creación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), que se levantó sobre la infraestructura de la vieja subsecretaría de Cultura de la SEP. Aunque era un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación, el Conaculta fue visto como una especie de ministerio de Cultura, pues además de las funciones de su antecesora, estaba a cargo del Inah, del Inba, del Imcine, del Fce, de Radio Educación, del Fonart, de Educal y del Fic…

Pág. 259
… Después de marzo de 1989, se creó el Fonca, cuya labor consistía en repartir sustanciosas becas para los escritores y artistas…
… Era el Pronasol de la cultura, un claro mecenazgo con su correspondiente paternalismo y tufo de cooptación, pero la condición de los escritores y artistas por lo general era tan miserable (…) que medio mundo se apuntó cuando salieron las convocatorias del Fonca (…) En agosto de 1989 se dieron las primeras becas (…) (la revista Proceso cabeceó: “30 ganadores, 1,538 dolidos o resentidos). Por tanto, se otorgaron cinco becas más.

Pág. 260
… a pesar de que las aportaciones eran deducibles de impuestos, la mayor parte de los empresarios no quiso entrarle con su cuerno.
Lo bueno vino a finales de 1993, cuando salinas aventó más lana y se puso con 25 millones, entonces de nuevos pesos, para la creación del SNC, similar al SIN. En éste las becas se aumentaron a tres años, que podían extenderse por tiempo indefinido (…) El Fonca seguiría dando las de jóvenes y las demás (…) lo que motivó la indignación general, los mismos jurados antes que nada se las otorgaron a sí mismos con el pretexto de que bhabían sido postulados por instituciones como la Academia Mexicana de la Lengua y la Unam… (SIGUEN LOS NOMBRES DE ESAS PERSONAS).

Pág. 261
Como uno de los propósitos del Coanuculta consistía en descentralizar la cultura, pronto empezaron a surgir réplicas en la mayoría de los estados de la repùplica, que fueron llamadas generalmente “institutos de cultura”; éstos tenían una estructura semejante y también salieron sus Foncas y sus becas (…) Fue lo que se conoció como “descentralización centralizada”.

No hay comentarios: