Páginas vistas en total

domingo, 8 de enero de 2012

DE LA REINA LOANA A MISTERIX

La revista italiana Albi Le Piu Belle Aventure empezó la publicación de Misterix, dibujado por Paul Campani y con guión de Massimo Garnier, en 1946. Dos años después, la revista Salgari la incluyó en Argentina y unos meses después Misterix ya era una revista semanal independiente, con historias que se continuaban. La Editorial Abril contrataba historietistas italianos en 1950, Alberto Ongaro realiza los guiones de Misterix y Campani siguió dibujando. Eugenio Zoppi se encargó de los dibujos de las aventuras de Misterix en 1955, alternando con Campani. Siguieron otros dibujantes y guionistas cuando Ongaro dejó de escribir en 1958. La serie se canceló en el número 855 (otras fuentes anotan el número 859), en 1965.Editorial Abril comenzó publicando historietas italianas, como Fuera de la ley, Jim Toro, Amok y Pantera Rubia; la primera argentina que publicó es Trabuco y Trinquete, de L. Destuet, que salía en Salgari.
En el número 176, del 1º de febrero de 1952, hizo su debut en la revista Hector G. Oesterheld con Bull Rockett, dibujada por Paul Campani. A partir de aquí se publicaron nuevas historietas nacionales, entre las que destacó Fuerte Argentino, de Julio Portas y Walter Ciocca. El Sargento Kirk, un clásico de la historieta, apareció en el 225, dibujada por Hugo Pratt. Cuando Abril se desprendió de sus títulos de historietas Editorial Yago comenzó a publicar Misterix, en 1962. Nuevos artistas locales se incorporaron a la revista y se publicaron historietas como Mort Cinder, Watami, Precinto 56, Wheeling, Garret y Capitán Cormorant.

Misterix es un sabio inglés que inventa un traje que lo hace invulnerable y emite rayos atómicos mediante una pila que porta en la cintura, convirtiéndose en un superhéroe.

Todo lo cual nos lleva a un libro de Umberto Eco, La misteriosa llama de la Reina Loana, de 2004. El personaje recupera las fantasías de su niñez cuando encuentra los tebeos (nombre derivado de TBO, revista española de 1917) que le alegraron la existencia.


Ver historieteca.com.ar