Páginas vistas en total

jueves, 26 de julio de 2012

PRISIÓN / RAMÓN DE JESÚS HERNÁNDEZ OLIVARES


Solitario y vacío
como la inmensidad del océano
sin sol, sin ecos 
no veo el aura de mi vida,
se ha perdido.

Quiero tocar los cielos
y un inmenso frío y helado suelo,
me impide ponerme de pie 
y tocar el viento tras las rejillas.

Quiero ver la silueta del amigo,
del hermano, y solo en mi abismo negro
sin conversar, enloquece mi sentido.

Sin tiempo, sin estaciones,
sin el ruido de los trinos del bosque,
sin ráfagas de luz ,
sin ecos de sonrisas.

Qué triste prisión llevo conmigo,
solo una sabana desteñida y vieja
cubre mi cuerpo.

Hoy, lloré.
Vinieron a mis sueños
imágenes de infancia,
rostros conocidos.
y en mi ya perdida coherencia
abracé tu silueta etérea y difuminada
y sonreí.

Gracias, vida, pensé que reír
lo había perdido.
Y tú, soledad ingrata, debo decirte
que tu prisión…¡no me la arrebata!

IDA EN EL OLEAJE / JULIAN WERNER, CANADÁ


finalmente lo que temía
se fue suscitando, vida mía.
de manera fácil, sin melancolía,
sin lágrimas que dañaran
tu cuidado maquillaje.
te fuiste en el suave oleaje
como nota suave de melodía.
te fuiste,… eso lo sabía,
tarde o temprano eso sucedería
como anclarte a esta rada
que mi ensenada te ofrece
y del viento de la vida te abriga
mientras la tempestad afuera se mece.
es cierto…vete... no me mereces,
yo que te di de mis ojos
la más tierna mirada.
de mi voz la más hermosa
de mis escritas melodías,
de mis cálidos besos
los más sutiles embelesos,
de mis toscas manos
mis serenas caricias.
y de mi corazón los latidos
que le dan vida a mis cinco sentidos
para así quererte mucho todavía.