Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

CICLO METACINEMATOGRÁFICO / USBI MOCAMBO / 17:30 HRS:

El cine dentro del cine

USBI MOCAMBO, Av. Ruiz Cortines y Juan Pablo II

La noche americana
Francois Truffaut, 1973

La noche americana es una película obligada para todo cinéfilo o cineasta. Realizada en 1973 por Francois Truffaut, cada plano del filme emana una pasión madura y sincera sobre el mundo del cine y la gente dentro del mundo del cine. Es un homenaje al cine y Truffaut se luce de manera excepcional al mostrar todos los detalles y contratiempos que surgen a la hora de realizar una película.
Francois Truffaut, autor de dos de los más importantes libros de cine: El cine según Hitchcock y Las películas de mi vida, fue uno de los creadores de la Nouvelle Vague y emblemático crítico de cine en la revista Cahiers du cinema, junto a Godard y Chabrol. Este movimiento mostró que el cine podía salir de los estudios y filmarse "cámara al hombro".
El creador de Los 400 golpes y Jules et Jim, muestra en La noche americana la problemática diaria de un equipo de trabajo para mostrar un retrato mágico sobre el proceso del cine. De este modo el simple argumento del devenir diario de un rodaje se convierte en un desfile de situaciones y personajes que ofrecen al espectador una idea mágica del proceso creativo.
Protagonizada por una espléndida Jacqueline Bisset, La noche americana recibió el Oscar a la mejor película extranjera en 1974. Pero este filme no tiene fronteras, ni nacionalidades pues pertenece a todo el mundo del cine.

LADISLAO AGUADO / ENTREVISTA CON FERNÁNDEZ FE

Fernández Fe nació en La Habana, en 1971. Ha publicado la novela La falacia (Cuba, 1999) y el libro de ensayo Cuerpo a diario (Buenos Aires, 2007), así como ensayos y traducciones en publicaciones periódicas.

F. F. “Ya te dije: la ficción es una foto. Entonces pasé unos buenos diez años criando a mis hijos, trabajando en un empleo para nada ligado a las letras, leyendo muy poco, escribiendo algunos ensayos sobre autores que me interesan (el novelista que Roland Barthes quiso ser, la veta hebrea en la poesía de José Kozer, el diario íntimo como confesión y como acto de vanidad…), tomando notas y pensando en lo que en realidad me interesaba y en lo que pretendía, lejos de los reclamos de editores y lectores adocenados. Ahora no sé si logro esa famosa foto con El último día del estornino, pero yo sigo con mis obsesiones de fotógrafo.”

F. F. “No sé si algún día escribiré una novela desligada de la historia (tampoco sé si escribiré dos o tres novelas más), sin anclajes con cierto momento histórico, un texto que lo mismo pueda leerse pensando en la dinastía Ming, durante el régimen de Franco o en la Cuba afásica de los años 2000…, no sé. (¿Acaso existe ese libro neutro?) Pero sí te confieso que con El último día del estornino me ha interesado mucho abundar en los entornos, en esos arrastres históricos (el eco de la Primavera de Praga en la Habana de 1968, algo, muy poco de los campos de trabajo y reeducación en esa misma época, alguna referencia a la guerra de Angola…, por ejemplo; o las guerrillas urbanas en la Caracas de 1960 a 1964, o la hemorragia de Sarajevo durante el sitio serbio) con los que algunos de mis personajes tienen que cargar.
Como lector sí te aseguro que he disfrutado con la reconstrucción que Leonardo Padura ha hecho sobre la vida de Trotsky y una parte de la vida de Ramón Mercader, he leído con fruición las crónicas que César Reynel Aguilera ha publicado en Penúltimos días sobre las entretelas del Partido Socialista Popular, ¡hace más de cincuenta años! (de hecho algunos comentaristas anónimos lo acusaron de fabulador, de novelador de la Historia); sigo cuando puedo esos artículos de recuperación de la historia no oficial que Emilio Ichikawa ha ido publicando en su blog…”

Para leer la entrevista completa: http://ladislaoaguado.com/  (entrada: 2012/01/09)
La Secretaría de Cultura del Estado de Oaxaca, el H. Ayuntamiento de San Juan Bautista
Tuxtepec Oaxaca y la Asociación Cultural de Tuxtepec, Cuenca del Papaloapan,
con la finalidad de llevar a cabo el Aniversario No. 84 de que Tuxtepec se elevó
de Villa a Ciudad el 5 de mayo de 1928,
CONVOCAN
A todos los poetas mexicanos por nacimiento que residan en el país a participar en el
PREMIO NACIONAL DE POESÍA “TUXTEPEC, RÍO PAPALOAPAN”.


Bajo las siguientes bases
  1. Los autores participantes deberán presentar sus obras escritas en español, que habrán de ser inéditas y no premiadas en otros certámenes o concursos, ni parcialmente publicadas en libros o revistas.
  2. Las obras serán en verso, de tema libre y con una extensión mínima de 30 cuartillas y máxima de 60, escritas a máquina o a computadora en formato Arial 12, a doble espacio y por una sola cara, debidamente engargolados.
  3. Los originales se presentarán por triplicado, bajo seudónimo o lema, sin firmar, acompañados, en un sobre cerrado adjunto, con los datos del autor, una breve reseña biográfica, domicilio, teléfono y fotocopia de sus documentos de identidad; en el exterior del sobre deberá figurar el título o lema de la obra presentada
  4. La convocatoria queda abierta desde la fecha de publicación de estas Bases hasta el día 13 de abril de 2012, pudiendo entregarse los originales personalmente o remitirlos, a través de mensajería o correo certificado, a las siguientes direcciones: *Regiduría de Educación, Cultura y Deportes: Altos del Teatro Hidalgo, Calle Allende s/n, Esquina 5 de Mayo, Col. Centro, C.P.68300, Tel. 01 (287) 8751665, Tuxtepec Oaxaca. O *Avenida Libertad No. 56, Entre Javier Mina y Nicolás Bravo, Col. Centro, C.P. 68300, Tel. 01 (287) 8750738, Tuxtepec Oaxaca. Indicando en el sobre claramente para el PREMIO NACIONAL DE POESÍA “TUXTEPEC, RÍO PAPALOAPAN” (Quedarán excluidos aquellos trabajos entregados después de la fecha prevista)
  5. El Jurado estará formado por escritores de reconocido prestigio en el campo de la literatura, cuyos nombres se darán a conocer en la ceremonia de entrega del premio.
  6. El Jurado actuará con la máxima libertad y discrecionalidad, y tendrá, además de las facultades normales de emitir el fallo y discernir el premio, otorgándolo o declarándolo desierto, después de interpretar las Bases de la convocatoria. Sus decisiones serán inapelables.
  7. El premio único e indivisible, estará dotado con Treinta mil pesos 00/100 M.N. ($ 30.000.00 Pesos), diploma y una MARIPOSA DE PLATA, emblema del Río Papaloapan.
  8. Los originales no premiados serán destruidos una vez dictaminado el Premio, conservándose así el anonimato de los autores.
    9. Quedan excluidos de esta convocatoria: trabajos que se encuentren participando en otros concursos en espera de dictamen, obras que hayan sido premiadas en otro certamen, el autor o la autora que haya recibido el premio en emisiones anterior de la presente convocatoria, así como los Integrantes del Taller Literario de la Asociación Cultural de Tuxtepec “Cuenca del Papaloapan”.
     10.   Una vez emitido el fallo, se procederá a la apertura de la plica de identificación y se notificará al ganador. Éste se hará público el 27 de abril de 2012, siendo comunicado personalmente al autor ganador por la Asociación Cultural de Tuxtepec, Oax. La entrega de este 6to. PREMIO NACIONAL DE POESIA “TUXTEPEC, RÍO PAPALOAPAN” se realizará el día 5 de Mayo de 2012 a las 19:00 hrs., en el parque Benito Juárez de esta ciudad y será entregado por el C. Presidente Municipal de San Juan Bautista Tuxtepec, en el marco de los festejos por el 84 aniversario de que Tuxtepec se elevó de Villa a Ciudad. La asistencia del ganador al acto de entrega del premio, será requisito imprescindible para recibir el mismo.
     11. Los organizadores cubrirán los gastos de hospedaje y alimentación del ganador para que asista al acto de premiación a la ciudad de Tuxtepec.
     12. El hecho de participar en este premio significa que los autores aceptan la totalidad de las presentes bases.

                                                                           Enero de 2012, San Juan Bautista Tuxtepec Oaxaca.

BARTRA, BASAVE, LA MEXICANIDAD

Comentario al prólogo de Roger Bartra al libro
Mexicanidad y esquizofrenia. Los dos rostros del mexiJano,
de Agustín Basave. México, Océano, 2011 (edición corregida y aumentada, 1ª. ed. 2010)

Cuando la “realidad” es volcada en palabras, algo se pierde, como en Rashomon (Akira Kurosawa, 1950). Unos escritores se acercan al ataúd y no terminan de abrirlo; otros, ni siquiera están cerca del panteón. Roger Bartra tiene bien puestas las manos en el ataúd y está a punto de abrirlo cuando la combinación de la cerradura se atora.
            Bartra coloca dos lados para explicarse qué pasa en México, las instituciones, en uno, y … ¿Qué hay frente a las instituciones? Al parecer, lo que está allí es la realidad, algo inmenso que los estudiosos tratan de explicar por partes. Hay un “abismo entre la ley y la vida real”, escribe Bartra y asegura que Agustín Basave lo dice bien en su libro.
            “… no hay mucho que nos permita confiar en que las élites políticas sufran un insólito ataque de racionalidad (…) Lo más racional sería, desgraciadamente, hacer unos pocos remiendos irracionales…”
            Como no puede darse por satisfecho con esa opción, Bartra avanza otro poco:
            “Podemos apostar por la cultura: la sedimentación de opciones cívicas en la sociedad va produciendo una costra civilizatoria que se acaba convirtiendo en la base sólida para una racionalidad política de nuevo tipo.”
            Pero se detiene, desalentado, y prefiere rodear el obstáculo:
            “Estoy convencido de que es mucho más interesante estudiar el ceremonial que rodea la conciencia nacional que a la propia deidad que recibe el culto de sus fieles.”
            Esto es cierto, para los estudiosos, no para la sociedad. La deidad ha sido vista varias veces y ha dejado de ser un misterio, incluso se le han puesto límites, que no son suficientes. Pongo un ejemplo. A Adolfo López Mateos le apodaban “López Paseos”. Eran otros tiempos, dirán, pero esta es una frase vigente. Algunos legisladores trataron de evitar los viajes de Felipe Calderón Hinojosa hace cinco años y le pidieron que cumpliera trámites. Poco después, ha ido y venido por todo el mundo y quizás sea el Presidente que más ha salido de México. ¿Y las giras dentro del país? Los presidentes de México parece que trabajan en constante campaña electoral al recorrer el país. Quizás la verdadera oficina presidencial esté en el avión que los transporta.
            ¿Y el Palacio Nacional? ¿Cómo fue cambiando el ir a diario a la oficina en Palacio para quedarse en Los Pinos? Quizás fue Luis Echeverría Álvarez el que empezó a abandonar el Palacio debido a sus inacabables reuniones, con reporteros que debían esperar la noticia en la madrugada, para hablar y que los jefes de redacción de los periódicos pudieran cerrar la primera plana.
            ¿Hay un reglamento que diga si está bien o no despachar en Los Pinos, hacer declaraciones desde un país extranjero, después de una reunión internacional? ¿A alguien se le ha ocurrido que un Presidente no tiene por qué hablar en público todos los días y ser noticia todos los días?
            Sí, puede ser más interesante el ceremonial que la deidad, por mucho que se mueva. Pero llegamos a esta conclusión por un atajo. Bartra escribe:
            “¿Qué puede garantizar que nuevas normas implantadas por mentes políticas inesperadamente iluminadas sean coherentes con la realidad que estamos viviendo?”
            En pasajes como el anterior encontramos la renuncia del estudioso a ver el futuro. Bartra se desalienta:
            “… la civilidad es un proceso largo y lento”; “no se sabe muy bien cómo opera el proceso ni cómo puede acelerarse”; “¿cómo se puede lograr?”; “no se sabe muy bien cómo lograrlo”. (Estas frases están en una sola página.)
            Pongo dos ejemplos muy distintos: España después de la muerte de Franco, Egipto hace unos meses. Entre las instituciones, la norma y la vida real, no hay un abismo, tampoco hay un gran acontecimiento para volverlo una ceremonia más, como el 68 (“el proceso se inició claramente en 1968”, Bartra), ni el 71, que cerró ese proceso por varios años, ni Carlos Fuentes apostando por Luis Echevarría Alvarez en la revista Plural, de Julio Sherer y Octavio Paz.
            Lo que hay son dos México, el mexiJano, o más: el pobre (la mayoría) y el rico (la minoría); el sector público (parlanchín en otros sexenios) y el privado (hermético); los empresarios mexicanos y los extranjeros; los mexicanos buenos y los narcos, los consumidores de Estados Unidos, etc.
            Nuestra esquizofrenia (veremos qué escribió Basave) no tiene enfrente una deidad monstruosa que asuste, se trata más bien de un abandono de la ética, del sentido de responsabilidad, de civilidad, de educación (¿apellidos de los iniciadores del México válido del siglo XX?: Obregón, Vasconcelos, Calles).
            Lo que nos ha ocurrido en México es que no podemos lograr una conciencia si recibimos todos los días el mazazo de la televisión abierta limitada, y muchos etcéteras.

LIBRERÍA DE VIPS, BOCA DEL RÍO, VERACRUZ


Encontramos hoy a 25 autores mexicanos en cuatro exhibidores (dos vistas cada uno más laterales). El espacio que ocupa la librería es grande, pero tiene mesas donde apila los libros de manera horizontal, donde cabrían más libros si los pusieran verticalmente. En varios casos se trata de reimpresiones de autores tanto vivos como fallecidos. A mí me parece una oferta de libros enclenque, la realidad bibliográfica mexicana es mayor. La cantidad de libros de autores extranjeros a la venta es mayor. Y los editores de la literatura mexicana en Vips son españoles.

Sealtiel Alatriste          Taurus
Rafael Bernal               Mortiz
Óscar de la Borbolla   Patria
Lorea Canales             Plaza Janés
Carlos Fuentes            Alfaguara, Punto de lectura
Jorge García-Robles   Mortiz
Luis González de Alba booket Planeta
Raquel Huerta-Nava     booket Planeta
Jorge Ibarguegoitia      booket
Mónica Lavín                 Grijalbo
Guadalupe Loaeza       Océano
Laura Martínez-Belli      booket Planeta
Ángeles Mastretta        Seix Barral
Elmer Mendoza            Tusquets
Carlos Monsiváis          Debate
Celia del Palacio          Suma de letras
Pedro Ángel Palou       Autores Españoles e Iberoamericanos
Laura Restrepo             Alfaguara
Eusebio Ruvalcaba      booket
Alberto Ruy Sánchez    Punto de lectura
Jaime Sabines              Mortiz
Marcela Serrano           Alfaguara
Paco Ignacio Taibo II    Planeta
Antonio Velasco Piña   Punto de lectura
Xavier Velasco              Alfaguara