Páginas vistas en total

jueves, 6 de febrero de 2014

EXPO SUSPENDIDA


RECURRENCIA AL TESTIMONIO DE LA MEMORIA. JOSÉ EMILIO PACHECO

Ivonne Moreno Uscanga

La importancia de citar o concitarnos para hacer alusión a la obra de José Emilio Pacheco no puede ni debe ser para recordarlo, sino para dar constancia de la vida diaria, ese estar en el presente, tiempo de fugas, andantes y arpegios, tras lides campales en el desierto.
José Emilio poseyó la sensibilidad de desmenuzar lo cotidiano a guisa de recuperar lo efímero pero simultáneamente sustancial para la existencia humana: VIVIR.
Así sin sentencia maniqueas, sus personajes en la narrativa se desenvuelvan como son, personas en concordancia con su tipología y circunstancia.
El mérito en su prosa consiste en esa aparente trivialidad de hombres y mujeres, provisto de un entorno de sosegado destino, pero no desprovistos de sórdidas sorpresas, tal vez por ello la trascendencia de Mariana, Mariana, convalidada por la eterna adoración, subconsciente ingrávido del amor o primer deslumbramiento físico por medio de los clásicos Carlitos.
Pero el encuentro de José Emilio con la palabra va más allá del relato y por ello me permito un párrafo de Umberto Eco de su libro En búsqueda de la lengua perfecta, apropiado para connotar los significados de su vasta comunicación:
“Una lengua natural no se basa en una sintaxis y en semántica. Se basa también en una pragmática, es decir se basa en una reglas de uso, que se ocupan de analizar, las circunstancias y los contextos de emisión, y esas mismas reglas de uso establecen la posibilidad de los usos retóricos de la lengua, gracias a los cuales palabras y construcciones sintácticas pueden adquirir significados múltiples, como sucede por ejemplo con las metáforas.
           E hilvano con ello uno de sus más hermosos poemas, escrito en la edad de las tinieblas, cuya construcción sintáctica hace alusión a significados múltiples, como pueden ser el de logros y declives de las grandes civilizaciones o pensadores, o la reflexión de un día más en nuestro existir:
Hace milagros este amanecer. Inscribe en su página de luz en el cuaderno oscuro de la noche. Anula nuestra desesperanza, nos absuelve de nuestra locura, comprueba que el mundo no se disolvió en las tinieblas como hemos temido a partir de aquella tarde en que, desde la caverna de la prehistoria, observamos por vez primera el crepúsculo.
Ayer no resucita. Lo que hay atrás no cuenta. Lo que vivimos ya no está. El amanecer nos entrega la primera hora y el primer ahora de otra vida. Lo púnico de verdad nuestro es el día que comienza.”

Milagro es vivir, la oscuridad y la noche se asocian a sucesos turbios, qué realmente nos absuelve de la locura, y detrás de la tinieblas… cuántas metáforas para dirimir o disfrutar en un poema… y sobre todo recuperamos la constante en Pacheco: la importancia del hoy, concatenado probablemente a una dualidad novelística, en la sentencia de Elena Garro: recuerdos del porvenir.
Pacheco es un escritor cuyos significados son múltiples por su agudeza y aparente sencillez gráfica, y me vuelvo a remitir a Eco, quien nos asevera: “una lengua natural pretende ser omninefable, es decir capaz de dar cuenta de toda nuestra experiencia, física y mental, y capaz de poder expresar percepciones, abstracciones, hasta llegar a la pregunta de por qué existe el Ser y no la Nada”.
José Emilio Pacheco, el poeta de la dialéctica de la rotación, de las pesquisas de los días y las noches, de la diatriba entre el ayer y el hoy, sólo puede apreciarse en el verso, en la traducción , en el cuento de la obnubilación de Cronos como panacea de lo concluido, de lo resuelto, tal como lo escribió en su “Contraelegía”:

Mi único tema
es lo que ya no está…
y mi obsesión
se llama lo perdido
Mi punzante estribillo
es más nunca
y sin embargo amo
Este cambio perpetuo
este variar, segundo tras segundo
porque sin él lo que llamo
lo que llamo vida… sería piedra…

Texto leído ayer, 5 de febrero, en el Teatro Clavijero, de la Ciudad de Veracruz, durante el homenaje a José Emilio Pacheco que le rindió el H. Ayuntamiento de Veracruz. También participaron Beatriz Melo, Josué Martínez, Jaime Velázquez y Jorge Alberto González.