Páginas vistas en total

viernes, 28 de marzo de 2014

EL DUELO POR AMADO NERVO

EL HONOR DE PERTENECER A LAS GLORIAS LITERARIAS DE HISPANOAMÉRICA

El cortejo fúnebre que todo marino desearía para sí mismo.

Por Eduardo García Guerrero


En aquel lejano año de 1893, la sede de la Escuela Náutica de Mazatlán era el cañonero México, el cual había sido amarrado como pontón en el Estero del Astillero, a fin de poder cumplir con esa noble tarea pedagógica. Durante una visita visita al barco, desempeñando su labor de reportero para el prestigioso diario mazatleco “El Correo de la Tarde”, el poeta nayarita Amado Nervo quedó impresionado con el cambio de actividad de la antigua nave de guerra, la cual estaba ahora abocada a su pacífica labor educativa.
Esto escribía el poeta en su artículo, al otro día de su visita:

….Un buque que fue de guerra, pero que ahora es de paz, y en cuyo recinto no se escucha ya el clarín que ordena zafarrancho de combate. En cambio, la voz del maestro repercute sonora y, en el lugar en que antes mostraba su boca amenazante un cañón de acero, ahora se levanta erguido, sobre tripie de palo, el pizarrón donde los estudiantes de matemáticas, escriben fórmulas algebraicas…

Qué lejos estaba de imaginar el poeta, en aquellos días de su gozosa estancia en tierras mazatlecas, que su travesía final sería en una nave similar, en el tornaviaje de repatriación de sus restos mortales, en el cual sería objeto de innumerables honores. En ese entonces, aún le quedaban muchas aguas por navegar.
En Mazatlán estuvo escasos dos años, pero la convivencia con sus habitantes y el ambiente festivo del puerto, le marcaron el espíritu para bien y afinaron su vena poética. Cuenta don Genaro Estrada:

Cuando Amado Nervo salió de Mazatlán, ya todo el espíritu del poeta esencial y antonomásico había cuajado en él, con planos y perfiles de tan acusada personalidad que lo único que hacía falta era echar a andar -a volar- aquella finísima susceptibilidad a la poesía, que era la poesía misma en pie, entre apenas la leve materia que aprisionaba un temperamento todo puesto al servicio del arte.

Al culminar esa significativa estancia en Mazatlán y, tras una breve escala en la bella Tepic, su tierra natal, para visitar a su familia, Amado se radicó en Ciudad de México, donde colaboró en numerosas publicaciones y se relacionó con escritores y poetas del país y del resto de Latinoamérica. Es en estos años cuando su hermano Luis, quien también era poeta, se suicida. Este hecho le afecta grandemente y le imprime a su poesía un toque de tristeza. En 1900 viajó a París como corresponsal del periódico El Imparcial, para atender la Exposición Universal. En esta época afianza una relación amistosa -casi filial- con el poeta nicaragüense Rubén Darío. También su vida sentimental sufre un cambio sustancial, al conocer a la que se convertiría en el gran amor de su vida; la francesa Ana Cecilia Luisa Dailliez.

A fines de 1905 entra a la carrera diplomática y es nombrado secretario de la embajada de México en Madrid, lugar donde se radica por muchos años, en compañía de Ana Cecilia y la pequeña hija de ésta, Margarita, habida en un anterior matrimonio de la bella francesa. En 1912, Ana Cecilia contrae tifoidea y, tras una penosa agonía, muere en la casa matritense que compartía con Amado Nervo. Esta muerte marcaría al poeta para el resto de su vida, y el dolor de la separación, sería el motivo que le impulsaría a escribir su estupendo poemario La amada inmóvil. Margarita ya era su hija adoptiva y, con ella, en 1914, emprende el retorno a la patria.
                                                                               
Después de pasar algunos años en México, sorteando las vicisitudes de las revueltas revolucionarias, por fin, en 1918, con Venustiano Carranza en el poder, Amado Nervo es nombrado ministro plenipotenciario en Argentina y Uruguay. Sin embargo, el destino se encargaría de no dejarlo disfrutar por mucho tiempo las mieles de este nuevo cargo diplomático.
Su llegada a la región del Río de la Plata es precedida por su prestigio y marcada por una serie de actos en su honor, otorgados más por su calidad de representante de la intelectualidad mexicana que por su investidura oficial.
Sobre su muerte, al poco tiempo de su llegada a Uruguay, existen muchas versiones. Lo cierto es que, tras el asesinato de Venustiano Carranza en Tlaxcalantongo, el gobierno de México volvió a quedar al garete y los diplomáticos mexicanos diseminados por el mundo, fueron dejados a la buena de Dios. La burocracia, ya de por sí indolente, se debatía en el caos de una nueva revuelta militar y, a duras penas podían ver por ellos mismos. Nervo se quedó sin recursos, a miles de millas náuticas de su patria.
La causa oficial de su muerte fue por uremia y ocurrió el 24 de mayo de 1919. Apenas tenía 48 años de edad.

Su deceso conmocionó a toda América Latina y los homenajes a su memoria no se hicieron esperar. El gobierno uruguayo le organizó funerales de ministro de estado y se dispuso que sus restos fueran depositados en el Panteón Nacional, mientras se hacían los arreglos para conducirlo a México, donde sería su descanso final.
Su féretro estuvo expuesto durante dos días en la Sala de Actos de la Universidad de Uruguay. Hasta ese lugar desfilaron cientos -si no es que miles- de personas, que llenaron de flores el lugar donde reposaba el poeta, cuyo ataúd estaba cubierto por las banderas de México y Uruguay.
A las tres de la tarde del día 26 de mayo, el féretro descendió las escalinatas de la Universidad, en hombros de los profesores universitarios. Al pie lo esperaba el ministro de instrucción pública, quien pronunció, a nombre del gobierno de Uruguay, una oración fúnebre donde exaltaba las virtudes y el genio de Amado Nervo.
En el trayecto de la Universidad a la necrópolis de Montevideo, la gente arrojaba flores desde los balcones, al paso del cortejo.
En el cementerio, en una ceremonia presidida por el presidente de Uruguay en persona, Baltasar Brum, tuvieron lugar numerosas oraciones fúnebres oficiales, de parte de ministros de Uruguay, Argentina, Brasil e Italia. La alocución más sentida, sin embargo, fue la del poeta Juan Zorrilla de San Martín, quien enalteció la obra del poeta mexicano.
El cadáver quedó depositado en la cripta donde se encuentran los restos de José Artigas y demás prohombres de Uruguay.
No fue sino hasta fines de octubre cuando quedaron terminados los arreglos para el traslado del cuerpo al que sería su postrero lugar de descanso. El ataúd, con los restos del poeta, fue embarcado a bordo del crucero Uruguay.


La República de Argentina envió al crucero Nueve de julio, para que formara parte del cortejo fúnebre y, en el transcurso de su navegación lo acompañaron, en algunos segmentos del viaje, buques brasileños y venezolanos. El presidente de Cuba, Mario García Menocal, solicitó que el cortejo entrara a La Habana, para rendirle un homenaje al bardo mexicano. Una vez atracado el Uruguay en los muelles de la capital de la mayor de las Antillas, se llevó a cabo una ceremonia luctuosa en la que varios oradores elogiaron la memoria de Amado Nervo y numerosas damas colocaron guirnaldas de flores sobre su ataúd.
El presidente Menocal había dispuesto que el crucero Cuba se uniera al cortejo fúnebre naval, en el último tramo del viaje de repatriación de los restos. A la comitiva se unió también el buque escuela Zaragoza, enviado por el gobierno mexicano a La Habana, para escoltar a tan ilustres emisarios.
La comitiva naval zarpó de La Habana el 9 de noviembre. Abría el convoy el Uruguay que era el encargado de la honrosa tarea de transportar los restos de Amado Nervo, lo seguían el argentino Nueve de julio, después el Cuba y, cerrando el cortejo, el Zaragoza.

     Foto desde el puente de mando del Uruguay con las siluetas de los demás barcos del convoy funerario.

El convoy llegó frente a Veracruz el 10 de noviembre a las tres de la tarde. El espectáculo que entonces contemplaron los veracruzanos fue grandioso; al ver avanzar con tanta majestuosidad las cuatro naves, formando un cortejo digno de un rey o un emperador. Cada nave que entraba a puerto disparaba una salva de 21 cañonazos, mismos que eran contestados por las baterías del fuerte de San Juan de Ulúa.

                                          Buque escuela Zaragoza

Ese día, debido al mal tiempo no se pudo hacer el traslado de los restos a tierra.
Al día siguiente, 11 de noviembre, a las diez de la mañana y en presencia del licenciado Salvador Diego Fernández, representante del gobierno mexicano para recibir los restos, y con la presencia de las oficialidades de los cuatro barcos, el capitán del Uruguay hizo entrega formal de los despojos mortales. El acto fue sumamente conmovedor; el féretro se encontraba colocado en el alcázar de popa, custodiado por oficiales de los cuatro barcos, en su uniforme de gala, mismos que constituían la guardia de honor. El capitán del Uruguay, tras dirigir un sentido mensaje, donde testimonió el inmenso respeto y cariño de todos los pueblos de Latinoamérica por el poeta y el gran pesar por su repentina muerte, terminó su discurso con estas palabras:

…Ahí lo tenéis, os entrego lo único que se puede entregar del poeta muerto: sus restos mortales. En cuanto al Amado Nervo inmortal, no puedo entregároslo, porque también nos pertenece; porque pertenece a las glorias literarias de Hispanoamérica.

Sus restos permanecieron un día más en Veracruz, donde fueron velados en una capilla ardiente instalada en el Teatro Principal. Esa misma noche se efectuó una velada literaria en su honor. Todo mundo recordaba sus escritos y, sobre todo, su historia, a despecho de las predicciones negativas del mismo Nervo, quien había escrito años atrás:

¿Versos autobiográficos? Ahí están mis canciones, allí están mis poemas: yo, como las naciones venturosas, y a ejemplo de la mujer honrada, no tengo historia: nunca me ha sucedido nada, ¡oh, noble amiga ignota!, qué pudiera contarte. Allá en mis años mozos adiviné del Arte la armonía y el ritmo, caros al musageta, y, pudiendo ser rico, preferí ser poeta. -¿Y después? -He sufrido, como todos, y he amado. ¿Mucho? -Lo suficiente para ser perdonado

(Te confieso, estimado lector, que cuando leí este verso, yo tampoco sabía lo que era un musageta. Según el diccionario es el que conduce a las musas o que tiene trato con ellas.)

Al día siguiente, el féretro fue embarcado en un tren especial a la Ciudad de México. Durante todo el trayecto fue objeto de manifestaciones populares de duelo; la mayor de ellas, a su llegada a la capital, donde fue sepultado con todos los honores en la Rotonda de los Hombres Ilustres, antes de que ésta se llamara la Rotonda de las Personas Ilustres.
Por fin, después de casi seis meses de haber fallecido, el poeta descansaba en su patria, esa patria a la que tanto amó, a pesar de tantas desilusiones y desencantos, a pesar de tanto luchar por hacer de ella una mejor nación. En este caso, sus predicciones, cuando escribió el poema Mi México, se cumplieron:

Nací de una raza triste,
de un país sin unidad,
ni ideal ni patriotismo;
ni optimismo
es tan sólo voluntad;
obstinación en querer,
con todos mis anhelares,
un México que ha de ser,
a pesar de los pesares,
…y que yo ya no he de ver.

Ojalá y a nosotros si nos toque ver ese México que Amado Nervo sólo vislumbró en sus anhelares.

TITO ALVARADO, CORRESPONDENCIA

ALGUNAS CARTAS Y RESPUESTAS INTERCAMBIADAS POR
TITO ALVARADO, PRESIDENTE DE PCSUR, E INTEGRANTES
DE PROYECTO CULTURAL SUR



Martes 25 de marzo de 2014 05:06 p.m.

Gracias Tito, ya tenemos preparado el próximo encuentro con jóvenes y docentes en la Universidad, para el mes de mayo, ya les informaremos.
Zaida, trabajar con ellos es una experiencia maravillosa; ciertamente damos por sentado que leen y escribe, pero nadie les ha enseñado a hacerlo con el alma tinta y la verdad papel, los jóvenes se vuelcan en imaginación. ¡Atrévete y verás que experiencia!
Un abrazo, Tito, y ¡linda manera de recordarnos! Aquí te esperamos cuando te vuelvas itinerante

 bebaez@delasalle.edu.mx


Martes 25 de marzo de 2014 05:06 p.m.

Desde Chapala, Jalisco, México, me escribe Zaida y solicita mi opinión

AMIGUISIMO TITO
Mil gracias por comunicarnos tan buenas noticias, estas levantan el ánimo y aumentan las ganas de continuar trabajando.
Quiero comentarte un asunto antes de enviar mi proyecto para la participación en el congreso a realizarse en la Ciudad de México.
Llevo muchos años impartiendo talleres poéticos a niños y jóvenes, he podido implementar un programa en el cual a lo largo de dos horas, o dos horas y media, un grupo de participantes realizan un poema (muchas de las veces, nunca antes habían escrito ningún texto literario). Los resultados siempre son muy buenos pues los jóvenes se entusiasman al ver los resultados de su esfuerzo. Por lo tanto, me encantaría que, en lugar de presentar una ponencia, mi participación consistiera en poder trabajar con un grupito de chicos y que ellos presenten sus obras. ¿Qué te parece? Creo que con esto, más que buscar un lucimiento personal a través de planteamientos literarios, estaríamos generando nuevos lectores y autores de poesía....
Por favor, medita esta sencilla propuesta y dime que piensas para poder presentar el proyecto en su totalidad.

Un abrazo desde Chapala, Jalisco, de Zaida Cristina


A ella le mandé una respuesta y le pedí permiso para compartir esta carta.
No copiaré mi respuesta a ella, ahora enviaré la misma idea, quizá ampliada a todas y todos.

Hace ya casi un año anduvimos por algunos lugares de la subrealista realidad de México. Recuerdo dos encuentros con estudiantes, Uno fue en León, en un lugar seco y al otro lado de la ciudad y por lo mismo con vista a una sierra de sequedades. Eran estudiantes secundarios, en una escuela que a fuerza de necesidades tiene empeño de profesores y estudiantes. Recuerdo que allí hablé partiendo con una pregunta, ¿a qué le tenemos miedo? Fue una experiencia memorable. Me asiste la esperanza de que para quienes escuchaban con tanta atención también ese encuentro hay dejado algo en su memoria.
Allí plantamos un árbol y un profesor asumió el compromiso de regarlo. Cuando vuelva por esos lados el árbol estará echando sombra y con certeza algunos estudiantes habrán avanzado en sus metas de vida.
En Salamanca me tocó hablar a unos cincuenta alumnas y alumnos de la Universidad. Recuerdo que me asusté cuando supe del poder económico que tenían la mayoría de quienes allí estudian. La pregunta que se cruzó por mi cabeza fue: ¿qué hacer?. Recurrí a decir la verdad. Les hablé del encuentro en la escuela de León, lo que allí me impactó y le conté de qué hablamos. Se notaba cierto respeto, quise entenderlo como una exigencia, luego hubo un intercambio de preguntas y respuestas.
Como persistía la duda de si había logrado decirles algo profundo, le pedí a Blanca Estela me dijera si ese encuentro había tenido algún impacto. Su respuesta me dejó turulato por unos cuantos meses. Como no quiero que el ego se me suba a la cabeza, no se lo he transmitido a nadie, ahora creo un deber decirlo, pues Zaida me pregunta algo que sé por experiencia propia. Hablar, trabajar, hacer talleres con estudiantes, de los tres niveles, es algo tremendo, puede ser un fracaso, pero si no lo es, tiene un impacto para toda la vida.
La respuesta de Blanca Estela fue que, con lo que les dije a los casi cincuenta estudiantes y dos o tres profesoras y profesores, les había cambiado la vida.
Buscamos un impacto positivo y qué mejor que un curso, y mejor todavía si es la escuela toda.
Zaida, tienes el deber de transmitir desde tu alma y dejar en quienes te escuchen y trabajen contigo una huella, un estímulo de vida para hacerla más vivible.

Un abrazo

Tito Alvarado 


Martes 25 de marzo de 2014 05:06 p.m.

Gracias Tito, ya tenemos preparado el próximo encuentro con jóvenes y docentes en la Universidad, para el mes de mayo, ya les informaremos.
Zaida, trabajar con ellos es una experiencia maravillosa; ciertamente damos por sentado que leen y escribe, pero nadie les ha enseñado a hacerlo con el alma tinta y la verdad papel, los jóvenes se vuelcan en imaginación. ¡Atrévete y verás que experiencia!
Un abrazo, Tito, y ¡linda manera de recordarnos! Aquí te esperamos cuando te vuelvas itinerante

 bebaez@delasalle.edu.mx


Tue, 25 Marzo 2014 19:17:15 -0400

Me escribe Jenny, desde Cali, Colombia

Apreciado Tito, poético saludo. Mis tribulaciones personales me limitaron duramente estos dos meses; he trabajado a media máquina, mi hijo sufrió una fractura de rodilla que lo dejó a merced total del cuidado mío. He visto tus correos, algunos los he podido responder, y este de ahora especialmente quiero contestarlo con alegría.
EL PARQUE DE LOS POETAS DE CALI ya trabaja en pro de parques para la paz. Este 26 de marzo ESTAREMOS DE FIESTA, se nos unieron 8 ciudades que quieren replicar lo que hacemos y  cumplimos el primer año de recitales ininterrumpidos contra todo pronóstico, ya que había sido cuna de indigentes por 20 años. La unión que logramos a mi llamado de los poetas de Cali logró lo imposible, llenar el parque de gente que ama la poesía un miércoles ¡en la tarde!, en una ciudad salsera parecía imposible. Ahí, en 2013, en mayo, celebramos PALABRA AL MUNDO y ya preparo para mayo 28 VERSOS POR LA PAZ. Los medios nos ayudan cada mes a difundir y están llegando jóvenes y adultos, a veces de bajos recursos, que pueden leer sus escritos y hablar con los poetas invitados, cosa que acá era impensable  —la poesía era algo de élite—. Nuestro parque tiene PUERTAS ABIERTAS por todos sus costados, así que seguimos en la unidad de espíritu y gracias Tito por tus escritos y correo que has enviado, mil bendiciones y ojalá MÉXICO sea la oportunidad que esperamos para los abrazos y el verso.

Jenny Cabrera PCSur - Cali. 


También a ella le he respondido en privado, ahora comparto con ustedes su carta y reescribo mi respuesta. Le dije cuánto lo siento por el accidente de su hijo y creo haberle reiterado que gracias a sus cuidados de madre, su hijo no tendrá mañana secuelas lamentables.

Ahora compartimos todos la tremenda noticia que nos da Jenny, ella habla de 8 ciudades que se suman a los Parques para la Paz. Yo le pedí que me envíe los nombres de esas ciudades y le prometí escribirle a los SURes de al menos 16 ciudades de varios países para que por gestiones de SUR se incorporen a la idea de Parques por la Paz.
Como para decir que los que emponzoñan la vida se ocupan de guerras y violencias, nosotros nos ocupamos de arte y Paz. Nada más simple, nada más complejo.
En este diario vivir, o ganan las fuerzas que están por la vida o morimos todos. En este intento de legar vida, SUR sigue haciendo su aporte.
 
Un abrazo, nos vemos en México

Tito Alvarado


Tue. 25 Mar 2014 18:33:21 -0400

Me piden desde Santa Fe una colaboración.

Quien suscribe, María Isabel Bugnon, organizadora del VIII Festival Internacional de Poesía Palabra en el Mundo, coordinadora de PC-SUR en la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, coordinadora de la primera antología Palabra en el Mundo, solicito al señor Tito Alvarado, quien está participando en dicha antología, un mensaje de paz  para ponerlo en la tapa, en la parte de atrás.
Esperando contar con dicho mensaje.
Saluda atte: María Isabel Bugnon
Santa Fe (Argentina)


Esto es lo que he pensado hoy y se lo envío a María Isabel y a todas y todos para compartir una visión:

La Paz Siempre

A diario las noticias nos hablan de conflictos, grandes o pequeños, que muchas veces terminan en guerras y violencias. Muchos de estos conflictos son fabricados por intereses fríamente calculados. Otras veces parten de prejuicios o pequeñeces humanas. Recordemos que todas las personas que tienen un poder son esencialmente humanas y muchas veces son víctimas de su ego, de su paranoia y hasta de su ignorancia.
A esto hay que decir basta. Lo podemos hacer desde la política partidista, desde una militancia social, desde una religión. Los porfiados hechos demuestran que ninguna de estas vía ha aportado una Paz duradera. Entonces no queda otra opción que trabajar por la Paz desde otra perspectiva, la de la cultura y el cambio de paradigmas.
Que algunos países no estén en guerra no significa que estén en paz. Para hacernos entender, necesario es definir de qué Paz estamos hablando. En un cementerio hay paz, esta no es la Paz que los seres humanos vivos necesitamos ni estamos hablando de esa Paz; tampoco hablamos de la Paz que se escuda en el sometimiento ni de la Paz del miedo ni de la del fatalismo de aceptar un destino de parias.
La única Paz humana es la que emana de la convivencia humana con justicia social. Mientras el 0,7% de la población mundial goce del usufructo del 41% de la riqueza y el 68% más pobre se reparta el 3%, no habrá Paz duradera. Entendemos por Justicia Social el hecho innegable de que el planeta tierra es una casa común para los 7 mil millones de seres humanos y todas las formas de vida. En esta casa común hay recursos para que todos vivamos bien y en armonía con la naturaleza, sólo falta un acto mayor de Paz y es cambiar la forma de relacionarnos, darle fuerza moral a la democracia y desarrollar el potencial creador de cada ser humano.
En esta Paz posible todos viviremos en armonía con nosotros mismos, con los demás, con la naturaleza. Si en esta asfixia de guerras y conflictos, algo hemos avanzado como género humano, hay que sentarse en una piedra e imaginar qué maravillas podemos lograr en un ambiente de Paz y respeto por las diferencias culturales.
Imaginar eso posible, ya es un acto de fuerza moral que nos puede impulsar al cambio, antes de que los oscuros dirigentes nos lleven al punto de no retorno. Este es nuestro momento y hemos de vivirlo para y por la Paz con justicia social, recién en este punto podremos reconocernos como hermanos y hacer del trabajo una necesidad de vida y hacer de la vida un arte, el de vivir desde el yo hacia el otro en un plano de igualdad.

En la esperanza

Tito Alvarado 


Wed, 26 Mar 2014 00:05:40 -0600

Estimado Tito: 

Recibe un cordial saludo desde Guatemala y del Colectivo Cultural Pie de Lana. Queremos contarte que este año las actividades en el marco de Palabra en el Mundo van a estar dedicadas a Alaíde Foppa, cuyo centenario de nacimiento se conmemora en el 2014. Alaíde Foppa fue desaparecida durante el conflicto armado interno y sus restos aún no han sido identificados, como los de tantos otros guatemaltecos. 
Deseamos compartirte nuestra emoción por la difusión que daremos a la obra de esta escritora y pronto te estaremos informando con cuáles otras organizaciones coordinaremos este homenaje o gesto poético. 
Nuestros mejores deseos para ti desde Guatemala. 

johannagodoy68@gmail.com


Wed, 26 Mar 2014 23:06:25 +0000

PIENSA Y RESPONDE A ESTE POEMA CON PALABRA NO TAN TRIVIALES

EL DOLOR 

El dolor de amor es una herida
hermosa, es algo que quita la vida
pero muriendo se goza.  

La desesperación de amar es un infierno,
aunque se nos queme el alma
la sensación es eterna. 

El prodigio de amarte, lo resolví llorando
unas lágrimas tan dulces, que ya me
están cristalizando.

lucy_od@hotmail.com


Tue, 25 Mar 2014 20:56:39 -0600

Muy interesante, me dejó entusiasmado. Lástima que no acudan esas ideas a mis tres neuronas funcionales. Me hubiera gustado ser uno de los niños a los que en un curso de dos y media horas se les permitiera elaborar una poesía. Tal vez necesite dos años y medio para elaborar el título. Ojala pueda ir a México. Lástima que mi enfisema y mi hipertensión me ordenen a ser juicioso y no exponer mi gastada vida  Gracias Zaida, cuando menos percibo que tienes mucho talento para entusiasmar, bueno, a mí me parece.


From Veracruz: malomalo72.malo@gmail.com