Páginas vistas en total

sábado, 21 de enero de 2012

NÚMERO 1, ENERO 2012 (DESPUÉS DE 51 EDICIONES)


Un poco de historia

Desde mayo de 2007 Caimán ediciones ha venido publicando la revista Cahiers du cinèma España: una revista especializada sobre cine íntegramente española, financiada en solitario por una editorial española independiente, dirigida por un Consejo de Redacción compuesto por críticos españoles, y respaldada por un Consejo Editorial integrado por prestigiosas personalidades de varios países. Una publicación que había llegado, eso sí, a un acuerdo con la histórica revista francesa Cahiers du cinèma (editada por Editions de l´Étoile y propiedad en aquel entonces del grupo Le Monde) para utilizar su cabecera y para publicar aquellos de sus contenidos -del pretérito y del presente- que se adecuaban a la actualidad cinematográfica española, o que podían interesar a nuestros lectores.
Cahiers du cinèma España nació así como una publicación absolutamente independiente de su hermana mayor francesa, con la que compartimos (claro está) una equivalente visión del cine, como escritura autoral y como galaxia creativa alejada de todo provincianismo nacionalista. Una visión compartida que no ha impedido la manifestación de valoraciones distintas sobre algunas películas o sobre determinados autores. Un entendimiento que nos ha permitido desarrollar, primero con el equipo que dirigía Jean Michel Frondon y después con la redacción que dirige Stéphean Delorme, una relación estrecha y fraternal que ha fluido siempre con lealtad y con transparencia en su generosa reciprocidad.

Una nueva coyuntura 
Esta fructífera colaboración, presidida por el respeto mutuo se ha mantenido siempre de forma impecable y sinceramente ejemplar. Sin embargo, llegado el momento de renovar los vigentes acuerdos, ahora Phaidon (la editorial británica que compró y que gestiona Cahiers du cinéma desde septiembre de 2009) ha planteado una serie de exigencias- en lo económico, en el modelo de colaboración y en el diseño de contenidos- que, a nuestro juicio, ponen gravemente en cuestión la viabilidad del proyecto.
Caimán Ediciones ha tratado de llegar a un acuerdo que permitiera preservar suficientemente esos tres factores esenciales y por completo irrenunciables (viabilidad económica, autonomía de gestión, independencia editorial), pero Phaidon ha cerrado la puerta a toda posibilidad de acuerdo en estos términos, por lo que esas demandas de la editorial británica hacen imposibles que nuestra revista pueda seguir publicándose bajo la cabecera de Cahiers du cinéma.  España.



                   Carlos F Heredero
Director de Caimán. Cuadernos de cine


Logos publicados en El blog de Fátima Ramos


La cabecera de Cahiers du cinéma España desaparece así, por los motivos expuestos, pero no porque haya perdido ni el apoyo de sus lectores, ni el respaldo de sus anunciantes ni la confianza de todas las instituciones con las que hemos colaborado hasta ahora y con las que vamos a seguir colaborando de la misma forma. Nada se interrumpe en nuestra labor. Nuestros gustos y nuestros criterios siguen siendo los mismos, nuestra mirada crítica seguirá desplegándose   por “todos los caminos del cine” (como decíamos en la editorial del número 1 de Cahiers-España), pero a partir del mes que viene nuestros lectores nos van a encontrar bajo una nueva cabecera: la de Caiman (cuadernos de cine)
Ejército enemigo gira en torno a una trama policial donde el protagonista, Santiago, es un publicista en decadencia, que vive en un barrio deprimido y contempla con cinismo los movimientos sociales en los que participan sus amigos de clase alta. Cuando uno de ellos muere, la herencia que recibe de él – un simple sobre a su nombre con una sola palabra dentro – lleva a Santiago a descubrir la verdadera vida de su amigo muerto, en la que el activismo tomó una arriesgada ruta que no admitía retorno. Las claves de su muerte son reveladoras para entender los giros espectaculares que toma la novela en busca de respuestas.

“Hay una influencia expresa y confesa a El club de la pelea (1999), la novela de Chuck Palahniuk (nació en 1962) o la película de David Fincher (nació en 1962), ya que ambas son igual de espléndidas. Por tanto no demasiado novedosa la idea de un Ejército enemigo, de un grupo de contestatarios frente al sistema, organizados al margen de ideologías, asociaciones, grupos políticos o sociales y cuyas actuaciones delictivas tiene vocación de denuncia de las contradicciones ocultas del sistema.”
 






"Su labor como crítico literario poco condescendiente en varios blogs le ha generado antipatías y alabanzas de agraviados y encumbrados por sus análisis. Con estos antecedentes ha conseguido que sus trabajos sean mirados con lupa, pero lo importante es que para muchos lectores no pasan inadvertidos. Un buen marketing basado en la provocación y la polémica." (Daniel Vega)


              
Alberto Olmos (Segovia, 1975), licenciado en Periodismo. Colabora con el diario El Mundo y con medios nacionales e internacionales, muchos de ellos en Internet. Columnista en el diario Público.

LIBROS: A bordo del naufragio (Anagrama, 1998), finalista del Premio Herralde de novela, considerada por la revista El Cultural entre las diez mejores ópera prima del año. Así de loco te puedes volver (2000). Trenes hacia Tokio (Lengua de Trapo, 2006, Premio Arte Joven de Novela de la Comunidad de Madrid), El talento de los demás (Lengua de Trapo, 2007), Algunas ideas buenísimas que el mundo se va a perder (Caballo de Troya, 2009) y El estatus (Lengua de Trapo, 2009).
                                

Revista de Letras promovió en octubre de 2011 un encuentro digital con Alberto Olmos. Recuperamos dos respuestas del novelista.

“Sobre el conocimiento que el personaje y, quizá, el autor, puedan tener del activismo y los movimientos sociales, te hago notar que personas que participan en ellos, y que fueron de los primeros en leer la obra, no me señalaron demasiadas carencias.”

“Nada. En realidad los blogs de reseñas literarias están en pañales: nadie sabía que uno podía hacerse famoso escribiéndolos. Yo, al menos, no lo sabía ni lo veía venir. Creo que el señor Peón tampoco tiene tanta culpa de su popularidad -entre los 4 que leemos blogs literarios, en realidad-, pues a fin de cuentas blogs que hablan de libros hay decenas.”