Páginas vistas en total

lunes, 25 de junio de 2012



Dirigida por gustavotaretto@hotmail.com , 2011.

En la Ciudad de México las paredes que dan a terrenos o construcciones colindantes son llamadas muros ciegos. Y magnífica idea la de traer la camiseta de Wally, para andar entre multitudes. El proceso de crecimiento de las urbes lleva cincuenta años, poco más, pero el individualismo es ajeno a la economía La sicología no sabe qué hacer. En efecto, hay que buscar la respuesta en la industria eléctrica para no sentirnos hombres de las cavernas, aunque lo seguimos siendo, con todo y celular. No dejen de verla en http://www.peliculasfull3.com 

REGALO DEL MAR / RAMÓN DE JESÚS HERNÁNDEZ OLIVARES

Caminé, sin prisa.
Ahí estabas... ¡grandiosa!,
venían a mí, el abrazo
de tus olas,
recorrías mi cuerpo,
ahí, ¡sola!...

¡Te llamé!, acudías
silenciosa y arrullante,
tu sonido provocaba
recostarse en la orilla
de un camino de enamorados,
y de pensantes solitarios.

No podía dejar de contemplarte.
Tu espuma
formaba  vestidos de encaje
a quien dormía,
a las sirenas que cantaban,
gritaban y lloraban, en los peñascos
mágicos de la tierra.

Tuve un deseo,
y aun cuando me vestías de encajes
te pedí un regalo.

Cubriste mi cuerpo
de blancas perlas burbujeantes,
me senté a la orilla,
y en instantes me obsequiaste
cobijo de perlas,
y desde el horizonte vinieron a mí
estrellas que habitan en las profundidades
y con diminutas perlas
formé un collar
que en épocas del soledad
coloco en mi cuerpo,
para cerrar sutilmente, mis ojos
y escucharte.