Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

GABRIEL ZAID, POLICÍA / JAIME VELÁZQUEZ

I
En la vida pública de México siempre hay una razón oculta en un lugar secreto, vive atrás de lo visible, que es lo que serviría para entender por qué una gente va hacia el lado izquierdo y otra al lado derecho. Esa razón queda oculta incluso para “no entorpecer las investigaciones”.
            Por lo pronto, el artículo de Gabriel Zaid en un blog (14 de febrero), donde da a conocer las cantidades de dinero que la Unam gasta en difusión cultural y extensión universitaria, sirve para señalar lo nocivo de la tradicional centralización (ver abajo), en una sola persona, encargada de actividades diversas (¿con título de administrador público?) y no revela quiénes y desde cuándo decidieron esta estructura y cada año el presupuesto necesario, un dinero que se esfuma, pues la actitud común entre los empleados es gastarse todo, porque lo no gastado no incrementa el presupuesto del año siguiente. 
Tampoco me queda claro por qué lo dice ahora, cuando hay un ambiente de oposición contra el coordinador Sealtiel Alatriste, quien ayer presentó al rector de la Unam su renuncia.
En mayo de 2009, Evodio Escalante reveló que Javier Sicilia usó textos de otros autores en un libro que fue distinguido con un premio de poesía en Aguascalientes ese año. Tanto en el caso de Sicilia como en el de Alatriste ha quedado en entredicho la probidad de los jurados, pero a ellos no les ha costado renunciar a nada. Y hay otros casos, como el de un autor que transgredió las bases de un concurso y que fue denunciado por Rocío Cerón y otros autores. (No supe en qué paró la denucia.)
En la vida pública de México siempre hay una zona oscura; en la vida privada también, así que podemos hablar de que México en realidad es dos países: el que vemos y el oculto.
II
¿Policía, inquisidor, cruzado?
Guillermo Sheridan informó en un blog (29 de enero de 2008) que un lector (“que se perfila como fiscal especial anti copy-paste”), a quien no identifica (¿informante, espía, escudero?), le contó algunas de las tropelías cometidas por Sealtiel Alatriste.
No sé si Sheridan opinó algo en el caso de Javier Sicilia, hoy un popular personaje, acusado por una persona que sí dijo su nombre: Evodio Escalante. Será que en su parte oscura hay una previa antipatía por Sealtiel Alatriste. Hay que recordar que Sheridan trabaja en la Unam.
III
Aventuro una opinión.
Los escritores e intelectuales en tiempos del PRI podían ser ubicados a la izquierda o a la derecha en la vida pública de México. En tiempos del PAN, en un ambiente muy deteriorado, los protagonistas (adeptos) se ubican a la derecha o a la extrema derecha. Quienes no caben allí, quedan fuera, son descalificados o perseguidos. Y eso no es sano socialmente, como resulta obvio.
III
En un texto casi ilegible (Proceso, 12 de febrero de 2012), Javier Sicilia se defiende de un historiador y empresario, que facilita su marca registrada para los blogs de Zaid y Sheridan, y dice en una parte lo mismo que publicó César Rodríguez Chicharro en Texto Crítico (Xalapa, mayo de 1976), a saber:
“Los modernistas, señalan Gullón y Podestá, debieron haber aceptado el liberalismo en cuanto significa tolerancia, respeto, convivencia, pero hubieran debido rechazarlo como filosofía, pues prohija el capitalismo como hecho histórico y como sistema económico.”
Y claro que otros han venido escribiendo sobre esto antes de 1976. Y esta cita no vuelve a Sicilia nada más que un eco del pasado, lo que tiene que recordarle a su interlocutor en las páginas de una revista que pudo haber publicado algo más importante para más gente.
IV
José Agustín, en Tragicomedia mexicana (Planeta, 1998, volumen 3), escribió en una nota final:
“Seguí el ejemplo de los libros de Salvador Novo (…) por lo que los subtituló La vida en México. Yo hice lo mismo y utilicé el mismo subtítulo. Seguí también la práctica de Novo de dividir la vida nacional en sexenios, ya que éstos han sido parte esencial del sistema, al grado de que Daniel Cosío Villegas consideró que en México se vivía una “monarquía sexenal”.
V
Cuando uno encuentra una cita pertinente, o recuerda un pasaje que no puede dejar pasar y de incluir en lo que está escribiendo, debería ser aplaudido por sus lectores. No fue el caso de Sheridan y Zaid, ellos no lo dejaron pasar y consiguieron la renuncia de Sealtiel Alatriste. Un día nos enteraremos qué fue lo que, detrás de ellos, los movió.
Nota, lo escrito por Zaid. (No la copio porque puedo estar cometiendo lo que hoy es una tropelía.)
Dice Zaid que se trata de una acción contra la República Literaria. (No es verdad, digo yo). Revela que el Coordinador recibe 200 mil pesos de sueldo (144 mil netos) y lo compara con el sueldo de un Presidente de la República. El presupuesto de este año que estuvo a la disposición de Sealtiel Alatriste es de mil millones de pesos, con 24 dependencias a su cargo. El presupuesto total de difusión cultural y extensión universitaria es de 2 mil 602 millones.
Comentario final
Veremos quién llega al lugar de Alatriste.
Creo que sería mejor abrir una discusión pública sobre cómo gastan el dinero las instituciones públicas, descentralizadas, autónomas, e incluso privadas (un ejemplo de algo que quizás pudo evitarse: Mexicana de aviación), en lugar de fijarse en los "hallazgos" que reparten los "fiscales oficiales anti copy-paste" y querer ubicarse como líder de una república literaria que fue una idea viable en otros tiempos e imposible en los actuales.