Páginas vistas en total

domingo, 21 de septiembre de 2014

LA VENTANA CERRADA

Publicación del Puerto de Veracruz
1994-1998

Empezó como una hoja tamaño carta impresa por ambos lados, que circulaba cada semana de mano en mano (un flyer doble). Pretendió informar de lo que ocurría en la ciudad y en otras partes en arte y cultura, además de dar a conocer poemas, relatos, dibujos y fotografías. Terminó como revista mensual, de 32 páginas, con una beca de coinversión del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y el Instituto Veracruzano de Cultura (Ivec).
La idea que nos animó no fue hacer una labor periodística consistente, sino ocupar un vacío, el de la divulgación de temas que se estaban quedando sin que nadie los registrara.
Así llegamos al número 60, el 15 de marzo de 1995. El número 61 salió trece meses después, el 15 de junio de 1996, con un editorial que titulamos “En medio de la crisis”. Entonces escribimos:
“No hubo esquela ni llantos [en el número 60], sino votos por la reaparición de estas hojas de información cultural y de arte, de literatura. A pesar del escepticismo que tuvimos hace quince meses [¿fue por un error escribir número quince o aludíamos a algo que habría ocurrido dos meses antes?], hoy podemos alegrarnos de por lo menos dos cosas: la amistad entre quienes trabajamos en la edición de esta publicación semanal sobrevivió a la violencia de la economía de México, indefensa en los mercados extranjeros —podría decirse que también sobrevivimos junto con nuestra amistad—, y además reencontramos entre estas ruinas que no se ven, a los lectores, que no quisieron olvidar el humanismo que aun en los refugios antidesastres seguimos respirando.”
Ahora diría que estas hojas tienen la resistencia de los árboles. Cortas ramas y por algún lado les salen ramas nuevas. Y ahora, veinte años después del primer número —todavía no se apellidaba “cerrada”—, lo que veo que estuvimos haciendo fue incisiones en un tronco. No queríamos guardarnos los escritos del día, sino compartirlos: nos adelantamos a Facebook con papeles donde hicimos algo parecido a llamadas telefónicas para saludar y decir ¿cómo estás? Hoy, todos lanzan selfies, o memes, si quieren decir: aquí estoy, pienso en ti, mira que hice o qué encontré. Hace veinte años todavía usábamos rollos Kodak y cámaras Polaroid. (“En febrero de 2008 Polaroid anuncia el fin de la fabricación de película para sus cámaras, que dejó de fabricar en 2007”, nos acota la Wikipedia.) Y aparecieron los “blog”. Un tipo de independecia: cada autor publica sus textos y el mundo se entera, aunque quizás no sus amigos.
Le puse a un blog Letras de Veracruz, en 2011, para facilitar su localización. Hoy registra 25,336 entradas. A otro le puse Veracruz Literario, en 2013. Ahí están, a la deriva y siguen registrando visitas. En esas visitas casi nadie deja un comentario.
La nostalgia me lleva a sugerir que abramos un blog que se llame La Ventana Cerrada, que los amigos tengan la clave y que publiquen lo del día, lo de la semana, y que lo anuncie cada quien en Facebook. Si se lee o no, como si estuviera en papel, es algo que dejaremos al azar, en un año muy de Julio Cortázar. O no, que cada quien tenga su blog, como de hecho ocurre, y que comparta sus creaciones. La ganancia será que dentro de veinte años amigos más jóvenes las encontrarán y sabrán que el día no tiene nada más sol y luna y árboles y lluvia y viento, sino gente que escribe poemas, cuentos, textos…
Como hace Gabriela Delgado, quien va anotando sus poemas en Facebook. Lo más que puede pasar es que un día encontremos un aviso como este, en donde publicaba Carlos Morán:

Estimado usuario:

EL PAÍS dejó de albergar los blogs de La Comunidad el pasado 26 de agosto. Los responsables de las bitácoras pueden exportar su contenido, para conservar todo lo publicado y seguir actualizándolas, escribiendo al correo 
atencionclientes@elpais.com antes del 15 de septiembre.

Muchas gracias por su confianza. Reciba un cordial saludo,
El equipo de La Comunidad

Pero cuando eso ocurre el usuario ya se mudó a otros sitios:

Mientras retomamos el impulso de aquellos años he estado insertando noticias de parte de lo que pasa en la ciudad de Veracruz, desde el 14 de febrero de 2014, y en otras ciudades y países en:


Transcribo algunos textos, como el análisis de La Ventana Cerrada que hicieron Jesús Garrido y Luis Antonio Vázquez Heredia, publicados en el número 71-72 (28 de agosto – 4 de septiembre de 1996) y que fueron leídos en la Sala Oriente del IVEC el 23 de agosto y en la Galería del Estado, en Xalapa, el 6 de septiembre de ese año. El de Garrido lo inserté aquí, en Letras de Veracruz, en la entrada anterior.

1 comentario:

Juan Joaquín Pereztejada dijo...

Y el de Luis Antonio Vázquez Heredia? Muchas felicidades!