Páginas vistas en total

jueves, 26 de julio de 2012

PRISIÓN / RAMÓN DE JESÚS HERNÁNDEZ OLIVARES


Solitario y vacío
como la inmensidad del océano
sin sol, sin ecos 
no veo el aura de mi vida,
se ha perdido.

Quiero tocar los cielos
y un inmenso frío y helado suelo,
me impide ponerme de pie 
y tocar el viento tras las rejillas.

Quiero ver la silueta del amigo,
del hermano, y solo en mi abismo negro
sin conversar, enloquece mi sentido.

Sin tiempo, sin estaciones,
sin el ruido de los trinos del bosque,
sin ráfagas de luz ,
sin ecos de sonrisas.

Qué triste prisión llevo conmigo,
solo una sabana desteñida y vieja
cubre mi cuerpo.

Hoy, lloré.
Vinieron a mis sueños
imágenes de infancia,
rostros conocidos.
y en mi ya perdida coherencia
abracé tu silueta etérea y difuminada
y sonreí.

Gracias, vida, pensé que reír
lo había perdido.
Y tú, soledad ingrata, debo decirte
que tu prisión…¡no me la arrebata!

No hay comentarios: