Páginas vistas en total

sábado, 7 de enero de 2012

AMARAL, QUINCE AÑOS Y QUEREMOS MÁS


"Sorprende el sonido country rock (...) una canción de desesperación cargada de luz: va sobre una chica bien que acaba tirada en la calle por culpa de la droga".
          "Personajes al límite".
          Esto escribió Lino Portela en la revista Rolling Stone sobre la canción "Si las calles pudieran hablar", del grupo Amaral.
          Y en mondosonoro.com, J. Batahola publicó una entrevista con Eva Amaral, voz y guitarra, y Juan Aguirre, guitarras de 6 y 12 cuerdas (bateristas, Tony Toledo y Ezequiel Navas; bajo, Chris Taylor).
          Para anotar en una libreta: influencia tipo The Byrds, algo de REM de los años ochenta, Tony Petty, hacia lo indie: los grupos "que no usan típicas escalas de blues y que piensan más en melodías o en arpegios", dice Juan Aguirre.
          Y un enlace con el movimiento 15-M, la canción "Como un martillo en la pared", que Juan y Eva no aceptan (su estudio está a un lado de la Puerta del Sol), porque fue escrita antes. Como sea, "se respira el mismo aire revolucionario".
          Las tres pegadoras: "Hacia lo salvaje", "Antártida", "Montaña rusa". Y "No soy ninguna santa", que no he podido oír.

La vida dura está presente de varias formas en las canciones. No sólo las drogas, sino la falta de futuro. La salvaje "casa" conecta con el exterior salvaje.
          El video oficial de "Hacia lo salvaje" muestra a una cría de tortuga que emprende el viaje hacia el mar; un cangrejo la persigue, el mar es su salvación pero allí rondan o se lanzan al ataque otros animales. Queda claro, la canción dice que "ella fue la primera de sus hermanas en huir". Se le recordará:  "no tenéis ni idea de lo alto que puedo volar, sentenció con un portazo", y no sabemos si los vecinos entienden: "No la vieron nunca más, cada golpe que le dieron era una cuenta atrás".
          Lo salvaje, en la canción, no está habitado por depredadores: el bosque es "su fortaleza, su nuevo hogar", "en los árboles escucha voces de tiempos remotos". Al huir podemos volver a empezar, como lo hicieron los primeros pobladores del planeta: primitivos, remotos. "La montaña fue su salvación", dice la cantante; "entre las piedras se crió y en los árboles escucha voces de tiempos remotos".
          Los que cuidan el desove de las tortugas en algunas playas de Veracruz dicen que no todas las crías van a sobrevivir. Lo maravilloso es que van a regresar.
          Quizás no sea tan claro el video oficial: primero, que se habla de árboles, de montaña, no de mar y, lo más importante: la frase "fue su salvación" (como lo es el mar para las tortugas) propone una esperanza.
          Otros personajes en otras canciones del disco advierten el peligro, también la posibilidad del reinicio, reandar el camino.
          En "Si las calles pudieran hablar", Eva es testigo de la chica del barrio alto: "cuando ella se pone de todo él no la puede parar, experta en hacerse daño, la vida le quema hasta matar", y el desenlace: "para ti siempre será el enigma de un árbol caído en completa soledad".

No hay comentarios: