Páginas vistas en total

martes, 6 de diciembre de 2011

FELICITAMOS A RENÉ AVILÉS FABILA


México tiene una larga tradición literaria que proviene de tres vertientes: la prehispánica (se conocen, según Humberto Musacchio, más de 2000 obras literarias anteriores a la llegada de los españoles), la que arranca con la conquista (cuando está a punto de iniciar el Siglo de Oro de las letras españolas con Cervantes, Quevedo y Lope de Vega) y el largo periodo colonial donde ambas nacionalidades se funden en una nueva: el mestizaje.
Si en varios terrenos no hemos logrado despegar cabalmente, en materia de arte la nación no padece ningún mal; nuestro maravilloso patrimonio artístico simboliza buena parte de nuestra identidad y de nuestro prestigio de cara al mundo. Pero si hemos de ser justos y equilibrados, México les debe mucho más que literatura a los escritores; muchos de ellos, la mayoría sin duda, se han dedicado a otras actividades tales como la diplomacia, la administración pública, el periodismo y hasta la política, si pensamos en figuras literarias de la talla de Vasconcelos, Jaime Torres Bodet o Agustín Yañez.
La memoria histórica es invaluable para un país como México, cuyos habitantes deben nutrirse de las vidas y experiencias de esos hombres y mujeres que nos han dado tanto lustre, y que por otra parte han puesto su obra valiosa y multiforme al servicio de la nación, como espejo de México y de sus habitantes. Es por ello que resultaba indispensable la creación de un museo que hiciera un recuento de sus tareas al servicio del arte y desde luego del país. Era necesario que México poseyera un sitio donde se narrara la historia de todos estos grandes valores y que se pueda apreciar la forma en que desarrollaron su trabajo; que veamos sus obras y objetos personales, sus costumbres y maneras de escribir y concebir la vida, dentro y fuera del arte.

La Fundación René Avilés Fabila (Yácatas 242, Narvarte), cuyos objetivos son la preservación, la difusión, el estímulo y el fomento de la obra y el trabajo de escritores, ha registrado ante las autoridades un importante acervo con objetos personales de grandes escritores, sobre todo mexicanos, manuscritos, primeras ediciones de autor, incunables, ejemplares dedicados o autografiados, de buena parte de los profesionales y protagonistas de nuestro quehacer literario, sobre todo del siglo XX. Asimismo se expondrá una no menos valiosa colección de fotografías (muchas dedicadas por los autores), caricaturas y dibujos de docenas de ellos.
Consideramos una oportunidad que la Delegación Miguel Hidalgo aceptara ser sede de este importante proyecto de difusión cultural y artística, por sus características, único en el país y en el mundo. Además de la exhibición del acervo, se pretende que el Museo del Escritor sea un museo vivo, que cuente –además de con su acervo permanente invaluable–, con actividades diversas de apoyo para difundir y mantener viva la presencia de los escritores y de su quehacer, tales como exposiciones temporales, talleres, seminarios, conferencias, mesas redondas, presentaciones, premios literarios, videos y discos con la imagen y la voz de ellos, e incluso con la posibilidad de poder editar tanto un boletín informativo como libros de escritores jóvenes a quienes está dedicado fundamentalmente el proyecto, con el objeto de que sea, insistimos, un museo vivo, con un gran movimiento literario y cultural a su alrededor.
Con sede en el hermoso edificio que alberga el Faro Bicentenario (Parque Lira 94, Colonia Observatorio, C.P. 11840, en el interior del propio Parque Lira), el Museo del Escritor será inaugurado hoy, 6 de diciembre a las 19:00 hrs.

(Texto redactado por Museo del Escritor)

AGREGADO DE LETRAS DE VERACRUZ
Raúl Hernández Viveros ha compartido desde hace tiempo una idea gemela, la de un museo del escritor en la capital del estado de Veracruz.