Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2011

SPIDERMAN Y EL SEÑOR K.

El guardián de la izquierda ganó una batalla contra los malos de este mundo luego de siete años de espera en una oficina de justicia. Ufano, contestó una llamada de la periodista Carmen Aristegui ayer jueves 24 en la mañana. El guardián justiciero, su nuevo nombre, apoyó lo dicho por uno de sus ayudantes del 2004 aunque ya no trabajan juntos.
            Los radioescuchas nos preguntamos, si el guardián no es agente secreto, ¿qué parte del mundo le paga sus servicios? ¡Claro que la derecha es la beneficiada! Como en el caso de Rajoy en España, es la derecha la que paga, y sin embargo fue la izquierda la que consiguió que los enmascarados del terror se dieran por inactivos. El estilo de Rajoy en los debates frente a Rodríguez Zapatero lo hace un personaje especial en la galería de superhéroes: entre más majadero más le gustó a los votantes.
            El guardián, en cambio, habló ayer como quien agradece un premio inmerecido, modesto y al borde de las lágrimas: lo hizo por la derecha. No prometió seguir vigilando, pero sí aseguró que guarda documentos para ejercer su derecho a la justicia.
            Cierro el comic y recuerdo otras aventuras del guardián. Como otros superhéroes, trabaja lejos de las multitudes y de lejos saluda a quienes aplauden.
            Mientras, los malos deliberan que eso les pasa por trabajar con las ventanas abiertas. No saben quién puede estar asomado y por qué. En una vitrina mal iluminada, al fondo de una de las salas, hay un manuscrito del guardián: “los malos no me toman en cuenta, no me invitan a los coloquios que organizan, tienen un club parecido al de Tobi, con un letrero que dice No se admiten derechistas, qué puedo hacer sino espiarlos y acusarlos de confabulados”.
            Antes de irme a dormir confirmo que sin interlocutor el guardián seguirá siendo una sombra, que malos hay también arriba y abajo que no son vistos con la misma atención por el guardián, quien no opina sobre los malos de su lado, sino sobre los que hacen la historia, los liberales del siglo XIX, el precandidato de la izquierda o líderes como Chávez. ¿Por qué? Debe ser porque la derecha no tiene aventuras reprobables. ¡Buena historia la del guardián!
            Cosas de la vida, el guardián es un peligro para la derecha, tan escasa de campeones.
            En el comic que se anuncia para enero, una araña acecha a una mosca. La aventura se titula “El francotirador”. Busco en el Diccionario de la Real Academia Española: “3. Persona que actúa aisladamente y por su cuenta en cualquier actividad sin observar la disciplina del grupo”.

No hay comentarios: