Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2011

DÍA DE MUERTOS

Carlos Manuel Cruz Meza escribió sobre las calaveras (ver en este blog entradas anteriores) y en los medios recontarán los muertos de este año, los sumarán a los de años pasados. Quizás algunas ONG promuevan que se destine un día en el calendario para honrar a los que no debieron morir.
     Los muertos por accidentes en calles y carreteras se deben al negocio de la velocidad, a los que venden prisa. El aire tuvo espacio para aviones, ¿se expandió la atmósfera con el crecimiento de las ciudades y la circulación de vehículos?
     Hemos aportado dinero para que siga la construcción de carreteras, para la ampliación de avenidas, sin que se estudien ni alternativas ni consecuencias. Las nuevas enciclopedias dirán a.c. y d.c., antes y después del cemento. ¿No se han fijado en las películas de Estados Unidos, donde vemos que allí sí cuidan su dinero y evitan encementar la tierra, que muchos caminos de acceso a casas, gasolinerías pueblerinas, etc., los dejan sin plastas de cemento?
     Ha habido otros muertos que no debieron morir, los que estuvieron en una balacera ajena. No debieron morir. Accidentes de algo peor que una guerra, dijeron. Otra escena de EU: gente fumando mota, aspirando cocaína, en una fiesta. Y la persecusión. Los muertos de uno y otro lado. Si tienes quien te cuide, que muera por ti, "la libras", diría la gente en la calle.
     Y los muertos por enfermedades, no debieron morir.

Este año, las letras de Veracruz registraron dos decesos: Juan Cordero y Eduardo Sansores. Y por las letras de Argentina y Chile, recordaremos las muertes de Ernesto Sabato y Gonzalo Rojas
     Quizás la Física explique con los muertos esto de la expansión o reducción del aire que estos días me ha asustado: ¿los cuerpos que desaparecen dejan lugar para más personas, vehículos, aviones? El humo que sale de los hornos crematorios en algo se convierte, ¿suspiros de ánimas en pena? Antes de que hubiera en México ese servicio final podía pensarse que la carne y los huesos tarde o temprano se convertirían en componentes de la tierra. Y ahora, con las cenizas en urnas, el humo, ¿menos difuntos habrá el día del juicio en el que creían mis padres?

No hay comentarios: