Páginas vistas en total

sábado, 31 de mayo de 2014

A EMMANUEL CARBALLO, i.m.

¡Ah, los humanistas no mueren! Andan por aquí, en pos de letras para colorear los sueños. Y todos lo saben. Las gentes fingen pereza para dejar cerrados los libros y cuando duermen son los autores más audaces. Los sueños son aventuras que nadie cuenta. ¡Ah, los humanistas quieren que todos estén enterados de todo, amigos de la imprenta, de los árboles y de la arena si sirven para escribir algo y que los andantes tengan algo para soñar. Son Quijote que habla con Sancho, son el escudero que habla al sentir el bullicio de la imaginación del caballero. Ínsulas donde quedan más prodigios que los conocidos. Los humanistas los llevan a la imprenta, de allí saldrán en hombros de veloces mensajeros que anuncian letras para colorear los sueños. Y hay quienes no quieren enterarse y sus sueños son silenciosos y al amanecer los platican. Entonces los humanistas los meten en cubetas y los colorean. ¡Vale, que no se pierda ningún sueño! Los lectores coleccionan papeles para cambiar sus sueños en grandes aventuras, como las que sigue haciendo el inmortal Quijote en la cabeza de todos los durmientes.


Jaime Velázquez, 21 de abril de 2014. 
Leído en el Museo de la Ciudad de Veracruz el 27 de mayo de 2014.




No hay comentarios: