Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2012

TÀPIES, UN GRANDE DE CATALUÑA

Quisiera uno no enterarse de nada. Imposible. Allì está el cartel de Tàpies que he cargado desde hace ¿treinta años? Allì están los libros, que he abierto para que los jóvenes se enteren de que en Barcelona un pintor puso en lienzos lo que en Veracruz hace el salitre, la humedad, el mar, el viento...
          Antoni Tàpies acaba de morir, a los 88 años. Seguiremos tratando de descubrir cómo crece un artista, hasta abarcar el planeta.


RECORDÉMOSLE JOVEN. YA EL TIEMPO NO PUEDE MOLESTARLO


Testimonio publicado hoy en El País:

Soledad Lorenzo, galerista habitual de Antoni Tàpies desde 1987, se ha mostrado hundida al conocer la noticia de la muerte del artista.
          "Aquel año abrí yo mi galería en Madrid. Siempre me había interesado su obra y alguien de mi familia tenía buena relación con él. Me presenté en su casa de Barcelona con Julian Schnabel. Antoni nos recibió con Teresa, su mujer, y él fue quien sugirió que quería trabajar conmigo. "Parlarem", le contesté. Y pronto empezamos a trabajar juntos".
Sus últimas colaboraciones son bien recientes: "Le he dedicado cuatro exposiciones monográficas y la última, en otoño, compartiendo espacio con Louise Bourgeois. No intervenía en la exposición. Hombre de buen carácter, todo le parecía bien, era alguien muy fácil de trato, muy agradable".
Recuerda Soledad Lorenzo: "Se tomaba muy en serio su trabajo, y ha estado pintando hasta hace muy poco. La última vez que le vi, fue hacia septiembre. Estaba muy mal de cuerpo, pero muy bien de cabeza. Me dijo que ya solo iba a dibujar, que no podía volver a tirarse por el suelo para sus grandes piezas conceptuales. Me contó que había pasado un mal verano. Qué pena que no lo haya podido superar".

No hay comentarios: