Páginas vistas en total

jueves, 12 de enero de 2012

SI DE TORRES HABLAMOS / OLIMPIADAS 2016 / RÍO DE JANEIRO


Proyecto ecológico Torre solar, en la isla de Cotinduba, por RAFAA, Arquitectura y diseño, grupo sueco con sede en Zurich.

La Torre se desarrolla a partir de una estructura vertical, que consta de varios paneles solares ubicados en su parte inferior que recogen la energía solar durante el día; esta energía almacenada es canalizada y conducida hasta una bomba submarina, otorgándole la fuerza necesaria para extraer y transportar el agua hasta unas turbinas, que se encuentran en el interior del edificio. La energía generada en este proceso permite la producción de electricidad suficiente para que el edificio pueda funcionar en el día e, igualmente, para iluminar la torre y todo el sector durante la noche.
          Adicional a ello, parte del agua absorbida puede ser dirigida hasta la parte superior de la torre y expulsada desde allí, como una cascada, al mar nuevamente, con lo cual se podría reutilizar el agua. Este hecho no sólo constituye un ejemplo creativo del uso de los recursos naturales para la generación de energía sino que también representa un espectáculo visual que anima el paisaje urbano y natural de la isla, que convierte a la torre en un importante punto de referencia en el territorio.
Este complejo urbano parte de una gran plaza, a sesenta metros sobre el nivel del mar, desde donde se eleva una torre de cien metros de altura aproximadamente, que se compone de diferentes elementos, destinados tanto al desarrollo de actividades deportivas como complementarias, entre los que se encuentran un auditorio, una zona de comidas y diferentes establecimientos comerciales ubicados en la primera planta.
En los pisos superiores se disponen varios observatorios que permiten alcanzar diferentes panorámicas de la ciudad; así mismo se encuentra una plataforma retráctil, localizada a +90.75m, para practicar Bungee Jumping y, finalmente, el último piso se ofrece como un gran balcón urbano desde el cual se logra una vista de 360º de todo el entorno y donde se genera la caída del agua de la gran cascada urbana.
Con este proyecto se busca, como señalan sus autores, “re-evualar el concepto de hito visual. Más que una exploración sobre la expresión y la forma, se trata de una reflexión sobre los retos que enfrentamos a medida que nos dirigimos a una época post-petrolera. Este proyecto representa un mensaje sobre el futuro de nuestra sociedad.

1 comentario:

Gastón Segura dijo...

Curiosa torre, cierto. Pero al parecer no tiene más función que ser una monumental cascada de adorno. Claro que si a la gente le gusta, pues, bien está lo que está bien.